You are currently browsing the tag archive for the ‘servicio’ tag.

Una de las cosas más detestables de la vida cotidiana son los bancos, con sus incómodas oficinas infernales y sus colas y servicios burocráticos capaces de quitarle las ganas de vivir a cualquiera… pero de entre los peores representantes de estos sitios está Banesco (en cualquiera de sus formas, colores y tamaños).

Yo siempre le había huído a este banco luego de haber tenido unos pocos encuentros cercanos del tercer tipo con varias de sus agencias (por cobro de cheques principalmente), y en las que de ser gato me quedarían nada más 5 vidas en lugar de 9; sólo que esa suerte se me acabó cuando en la agencia donde trabajo decidieron cambiar de banco para depositar la nómina y no escogieron otro más decentico que BA-NES-CO… noooooooo!

Podría enumerar y describir todo lo que no me gusta de este banco en particular, pero ocuparía todo el espacio disponible en el servidor de WordPress, y los aburriría más que una cadena presidencial un 5 de Julio, así que me centraré en un punto específico: los telecajeros.

Resulta que Banesco y sus telecajeros están en todos lados, dentro de las agencias, fuera de ellas, en los pasillos de los centros comerciales, en Farmatodo, Locatel, Hiperexito, Makro y me atravería a decir que hasta en Mercal, y sí, chévere, puede que resulten en apariencia una total comodidad, peros no se dejen engañar: los que están dentro/fuera de las agencias se les cae la línea a cada rato, y sí hay más de uno da lo mismo porque sólo funciona UNO; y los que están ‘flotantes’ en los lugares que ya les mencioné no suelen tener dinero ¬_¬

Sin embargo, hay otra cosa que realmente me desespera de sus aparatos infernales y es lo siguiente: Cuando uno hace uso de ellos debe meter la tarjeta e introducir la clave (hasta ahí todo bien), acto seguido sale un mensaje que dice algo como “Estimado usuario, para mayor seguridad le recomendamos cambiar su clave de acceso de forma constante blah, blah, blah…”, ok, no tengo problema en que corporativamente manifiesten cierta preocupación por la seguridad de sus clientes, pero de ahí a OBLIGARTE a cambiar la clave es como demasiado… y eso fue lo que me sucedió hace poco cuando necesité sacar dinero y lo primero que me sale luego de intriducir la clave es “Esta clave ha caducado, por favor cámbiela para poder hacer uso del servicio”… LA MADRE QUE LOS PARIÓ!!!! Ya no basta con tener una clave de seguridad, una telefónica (que DEBE ser diferente) y aprenderse el número de cuenta, ahora hay que hacer una sopa numérica mental, revolver todas esas cifras y rogar al universo porque no te equivoques al usar la tarjeta para que no te la bloqueen por “Uso indebido de la clave de acceso”… y debas perder más de tu valioso tiempo en una agencia, solventando el ‘inconveniente’ que ellos generaron.

Y saben qué es lo peor del caso? Que Banesco es uno de los bancos con mayor cantidad de clonación de tarjetas del país, osea, no importa lo que hagas, estás en riesgo igualito, cambies o no la clave todos los días.

De seguro este post tendrá una segunda parte, ya que pronto me tocará solicitar un par de referencias en una de sus agencias… les contaré cuántas raices me salen :s

Por Edelweiss

Hace un par de días estaba antojada de la hamburguesa de pollo de KFC. Debo acotar que a mi no me gusta el pollo, normalmente no visito Arturo’s, ni Pollos Sabroso, ni Pollo Graduado, ni Church’s Chiken ni nada que se llame pollo.

Sin embargo, en KFC hay algunas cositas que me gustan, entre ellas, las hamburguesas que son un poco picositas y todo. Hay dos tipos: la de milanesa de pollo, que nunca hay, y la de pollo molido que es la medio picante.

Después de hacer la colita, me sorprendió mucho ver que la gorra y franela del uniforme decían “Maniáticos del servicio”. Aquella frase me dejó muda unos segundos y me llenó de esperanza porque pensé que alguien realmente estaba consciente de lo que significa prestar un buen servicio. Me impactó y me sonaron como campanas de fondo.

Hasta que volví a hablar y le digo al que atiende “dame por favor dos hamburguesas de pollo molido”. Y él responde: “disculpe, en este momento no tenemos pollo molido”. Al borde de la decepción, le pregunto “¿y de milanesa?”. Y escucho: “tampoco, no tenemos ningún tipo de hamburguesa”.

Después de la corta ilusión de la frase y el clásico amotinamiento al enterarme de que lo que quería, no lo tenían, me pregunté: ¿CUÁL ES LA MANÍA ENTONCES??? Y me fui a comer una insípida hamburguesa (nada picosa) en Mc Donald’s.

Y Adri agrega:

En KFC del Sambil casi nunca hay hamburguesa, lo sé porque yo sí busco cualquier cosa con pollo… y si es entre dos panes mejor (que lo digan en Burguer King que no salgo del King de Pollo) :p

En un principio pensaba que era por el horario en que yo iba (luego de las 9 de la noche, cuando terminaba clases en la Alianza Francesa), pero una vez me acerqué al mediodía (hora para que tengan de todo) y tampoco había.

Pero en qué se basa realmente mi queja? En lo siguiente:

Cuando logré que me prepararan una hamburguesa me llevé la decepción del año, se las describo: Pan, medio tarro de mayonesa, chancleta con sabor a pollo (o pollo con sabor a chancleta, como prefieran), capa de mayonesa, 1/2 Kg. de lechuga, el otro medio tarro de la mayonesa y pan… no tomate, no cebolla, no salsas varias, sólo lechuga, pan, chancleta/pollo y MA-YO-NE-SA… casi vomito :s

Por eso, y por la ‘manía de NO servir’, KFC quedó tachado de mi lista… además que ya me he ido reconciliando con Church’s Chicken =)

En realidad, posts como estos se veían venir, y ahora con esa moda de la “nacionalización” de ciertas empresas pues imagino que serán más frecuentes… lo digo por lo siguiente: En mi casa estamos desde el lunes de la semana pasada sin teléfono, y todo gracias a la eficiente labor de nuestra nueva roja-rojita CANTV que ahora no deja que uno se atrase ni un día con el pago porque te cortan el servicio sin derecho a pataleo (en eso sí son puntualitos caracha).

Anteriormente, los recibos del servicio telefónico nos llegaban en la raya, es decir, un día antes de la fecha tope de pago (entiendo que esto no depende 100% de CANTV sino de Ipostel también), pero al menos llegaban y nosotros sabíamos que el monto final no era el que debíamos pagar ya que ahí se reflejaba también el saldo anterior (ya cancelado) por el hecho de pagar después del día indicado… y eso también lo sabían tanto en las oficinas de atención de CANTV como en las taquillas de paso para pago de servicios, así que en general nunca tuvimos mayor inconveniente (y JAMÁS nos cortaban el servicio porque obviamente estábamos al día).

Por supuesto, esa relación de respeto llegó a su fin el día que cambiaron de ‘color’… resulta que ahora los recibos no llegan, no sabemos cuánto debemos pagar, se acumulan los montos a pagar (en algún lugar de este burocrático sistema, porque en mi casa no) y es cuando se ejecuta la acción para la que sí piensan los empleados de esta compañía: nos quitan el servicio.

Hace unos meses, mi mamá (muy metódica y responsable en lo que a pagos se refiere) quiso ser proactiva y se tomó la molestia de ir ella hasta las oficinas de CANTV, pidió saldo y pagó… algo que a mí me pareció un error, les digo por qué: Dos meses después de eso llegaron las CUATRO facturas acumuladas, cada una con un monto más incomprensible que las anteriores, donde se reflejaban cantidades sin pagar que en realidad ya habíamos cancelado meses atrás, y donde por supuesto el saldo final era algo exhorbitante y ridículo. Mi mamá tuvo que buscar los recibos anteriores (menos mal que ella los guarda TODOS) y ahí estuvimos como media hora descartando cifra por cifra hasta llegar al monto que sabíamos sí correspondía con nuestra deuda real… esto enseñó a mi madre a no fiarse ni siquiera de lo que ahora dice el papel, mucho menos en el saldo que refleja ‘el sistema’ cuando ella se acerca a las oficinas correspondientes.

A todas estas, también está el factor empleado/sistema: Si uno va con el recibo más reciente, sabiendo que tiene que pagar menos por lo del saldo acumulado ya cancelado, no es suficiente, porque en la taquilla te responden “Si esa cantidad es la que dice la factura, eso es lo que debe pagar” o “Así me lo indica el sistema”… será que pueden finalmente aprender a sumar y restar y darse cuenta que NOS ESTÁN ROBANDO????

En fin, como ya les dije, tenemos una semana sin teléfono y la única factura que debemos brilla por su ausencia… pero lo que soy yo no doy ni medio por seguir alimentando la ineptitud y las políticas improvisadas de estas empresas de quinta… república.

Por: Edelweiss

Cada día me convenzo más de que los servicios en este país tienen un diseño especial para volvernos locos a todos. Más todavía si son capturados por la poderosa mano de la revolución, verbigracia Movilnet, cuya atención al cliente nunca ha servido para nada, y ahora es peor.

Ayer fui a la oficina comercial de Movilnet en el Metrópolis para investigar sobre un trance que tenía con mi facturación. Pero después de perder dos horas de mi valioso tiempo (cosa que sólo puedo hacer en vacaciones), esperando estilo banco Provincial que saliera mi número, mi caso palideció al lado de la cantidad de cosas que escuché allí.

Tomé mi número y estratégicamente me quedé al lado de la señorita que los reparte, quien muy amablemente y con una gran sonrisa es especialista en dar respuestas negativas. Durante las dos horas me entretuve como es costumbre, observando el comportamiento de los demás, compartiendo esa pena colectiva de todos los que allí estábamos, llamada Movilnet. Escuché las calamidades de todo Barquisimeto, mientras cada cliente le planteaba a la niña en cuestión sus múltiples problemas, para los cuales nunca había una solución. He allí el punto principal de este post.

Cliente: “Ayer compré este teléfono y no me quiere agarrar las tarjetas”
Chica Movilnet: “Ay señor, hay problemas con el sistema prepago, todo el fin de semana ha estado así. Tiene que esperar que se solucionen los inconvenientes del sistema”.
Y mientras tanto, el señor no puede hacer nada con su telefonito nuevo, porque de paso, nadie le advirtió cuando lo compró, que ahora a Movilnet no le sirve nunca nada.

Cliente: “Mi teléfono está como bloqueado. No puedo hacer nada, parece que es una falla del equipo y quiero que me lo revisen”.
Chica Movilnet: “Pero eso es soporte técnico, señora y por aquí no arreglamos eso. Tendría que enviar el equipo a Caracas para que se lo arreglen allá porque aquí no podemos”
Y mientras tanto, la señora pone cara de ponchada, preguntándose cuánto tiempo tendría que estar su teléfono es Caracas, seguramente sin solución.

Cliente: “Necesitamos hacer un cruce de líneas entre estos dos teléfonos”
Chica Movilnet: “Pero eso no puede hacerlo ahorita, porque tenemos problemas con la plataforma y los cruces están suspendidos temporalmente. Tiene que venir después”
Y mientras tanto, los novios se quedaron con las ganas de cruzar sus líneas.

Cliente: “Vengo por segunda vez a cambiar este teléfono que compré aquí. El primero me salió malo, y el este también. Me dijeron que si tampoco servía viniera a cambiarlo”.

Chica Movilnet: “Ay, mi amor pero ese teléfono está agotado. Tiene que esperar que vuelvan a traerlos porque ahorita no tenemos”.

Y mientras tanto la doñita se tiene que quedar con su segundo aparato defectuoso, hasta que vuelvan a traer uno, que no se sabe si servirá….

Cliente: “Tengo un plan corporativo y necesito desincorporar unos números. Quiero saber qué hacer en ese caso”.
Chica Movilnet: “Ahorita no estamos atendiendo planes corporativos porque tenemos problemas con el sistema de post pago. Pero si es una línea jurídica, no la puede desactivar”
Y mientras tanto…raro es que le hubiera dicho que sí a algo….

Y así, problemas de pago, de líneas, aparatos y demás, para los cuales nunca hay una respuesta positiva. No hay, no tenemos, no sistema, no se puede, son las letanías que sustentan el funcionamiento de Movilnet.  Y me pegunto, ¿cómo pueden trabajar todos los días del mundo así? Cuando a las dos horas me tocó pasar, ya sentía insignificante mi inquietud.

Pero ya que estamos en esto de Movilnet, debo decir que las oficinas de Metrópolis y Las Trinitarias son dos cosas completamente disímiles. Parece que se tratara de dos empresas separadas, sobre todo por aquello de que, igualmente, al mejor estilo banco Provincial, cada operador te dice una cosa distinta. No hay información precisa, y es que ni siquiera manejan la misma información. Y la empresa crece y crece, cada día la gente compra celulares como loca y ellos no están capacitados ni para prestar un servicio medianamente decente para tanta gente, ni mucho menos para darles respuestas o solucionar sus problemas. Lo que importa es vender aparatos y líneas.

Como dato adicional: En Las Trinitarias nos atendieron mejor y nos dieron respuestas más coherentes… pero adivinen qué? No había sistema…

(La foto la tomamos prestada del Flickr de Huguito, sin permiso… por ahora)

Por Edelweiss

Ahora, si hay algo peor que llamar a Inter, es llamar a Movilnet. Estoy consciente de que es el peor servicio telefónico que existe, pero es el que tengo. Sin embargo, puedo decir que, desde que lo uso he estado satisfecha con el servicio, los planes que he tenido, etc., aunque nunca conforme con los modelitos de teléfono que son como del año 10. Nada GSM, nada de tecnología.

En fin, lo que no sirve para nada es el bendito 611, número de atención al cliente. La situación puede ser cualquiera, usted puede llamar por cualquier motivo, a cualquier hora y siempre obtendrá la misma respuesta. Ilustraré las más recientes que tuve:

Adquirí un nuevo plan, para lo cual debía también, adquirir una nueva línea. Tengo la vieja y como no voy a pagar dos planes, llamo al 611 para que me cancelen el plan viejo. Después de que al fin alguien atiende, te hace recitar el número de cel, el nombre, la cédula y pronuncia un mecánico “en qué puedo servirle”, le explico lo de la línea nueva, la línea vieja, y que quiero cancelar mi antiguo plan. La respuesta es:

“Disculpe señora Asuaje, en estos momentos no podemos cumplir con su requerimiento porque estamos presentando un problema con la plataforma que en breve será resulto. Intente llamar más tarde para que podamos atenderle”.

Eso me lo dijeron a las 11 a.m., a las 3 p.m. y a las 9 p.m., cuando me faltaban 3 días para el vencimiento de mi renta. La fecha llegó y jamás me dieron una respuesta distinta. Lo dejé así, algún día tendré tiempo para ir a hacer las colas tipo Mercal que se hacen en Movilnet.

Entonces, empieza el trance de la línea nueva que es postpago, y no sabía muy bien cómo era el maní porque yo toda la vida había sido prepago. Cuando compré la línea me dijeron que el corte sería 22 o 23, sin mucha seguridad. El 22, al no reponerme los minutos para llamar, yo sólo quería confirmar cuándo sería mi fecha de corte, para estar segura como buena maniática, pues.

Llamo al 611, recito el número de cel, el nombre, la cédula y después del mecánico “en qué puedo servirle”, explico que quiero saber mi fecha de corte porque la línea es nueva, y quiero saber con exactitud y tal. La respuesta fue:

“Disculpe señora Asuaje, en estos momentos no podemos cumplir con su requerimiento porque estamos presentando un problema con la plataforma que en breve será resulto. Intente llamar más tarde para que podamos atenderle”.

Las siguientes veces que llamé, le preguntaba a los operadores, después del mecánico “en qué puedo servirle”, si de verdad podía servirme, si la plataforma funcionaba y no iba a seguir perdiendo tiempo. ¿Qué clase de paciencia hay que tener para poder calarse un servicio como ese? Si vas personalmente a las oficinas, es una odisea similar a la de los bancos: “no hay línea”, hay que hacer una cola infernal y perder por lo menos dos horas de tu vida ahí. Si llamas al 611 te quieren volver loco con el tema de la plataforma.

Yo estoy por validar la teoría de Claudio Nazoa de que los habitantes de este país somos un experimentos de los extraterrestres, y ellos gozan desde lejos viéndonos enloquecer con tantas cosas anormales que pasan aquí.

No conforme con eso, una que al fin me dijo algo distinto, me dice: “Pero es que usted tiene que pagar los 22, ayer debió haber pagado, si no lo ha hecho, no le reponen los minutos, y luego tiene que esperar 48 horas para que se los repongan”. Esa en realidad, no sé donde trabaja, porque los servicios post pago, no se pagan antes de consumirse, hasta donde yo se. Era mi primer mes, se supone que debo esperar que me facturen, no pagar un mes por haberlo comprado 3 días antes de la fecha de corte. Y lo de las 48 horas, no sé de verdad dónde lo leyó.

Nelson, que también tiene ese plan, se armó de paciencia para perder sus dos horas en la oficina Movilnet. Lo más loco de todo fue que al entrar, uno de los que está en la puerta le dice que si va a pagar sólo puede hacerlo con tarjeta de débito y ahí, no en taquillas de paso, como teníamos entendido.

A mi no entra en la cabeza que personas que trabajan en una misma empresa manejen informaciones tan diferentes y que además, son claves para el funcionamiento servicio-cliente. Lo mismo pasa en casi todos los bancos cuando uno pide requisitos para algo.

Lo cierto es que la persona que finalmente atendió a Nelson, le explicó que el 24 era el corte, que obviamente hay que pagar DESPUÉS de que se genere la factura, que sí se puede pagar en cualquier taquilla de paso con efectivo, tarjeta, lo que sea. En fin, sólo queríamos saber cuándo era el corte, por teléfono nunca nos pudieron responder por la fulana plataforma, y como adicional, nos dieron un montón de información que no estábamos pidiendo y que de paso no era cierta, para terminar de confundirnos y por supuesto, odiarlos más.

Me pregunto si hoy está funcionando su plataforma…

Por: Edelweiss

A pesar de ser su cliente fiel, en Intercable siempre me han tratado como a una retrasada, ignorante y engañada mujer cuyo marido le consume los megas mientras ella trabaja. Muchos de ustedes seguramente, saben cómo es convivir con el ahora Inter: es indispensable, pero cuando hay alguna falla o reclamo, los quieres desaparecer del mapa. Es como un matrimonio conflictivo.

De pronto mi compu no se conectaba, las páginas no cargaban o se tardaba 5 horas para hacerlo. ¿Qué queda? Llamar el 0500 INTER 00, que es lo peor que a uno le puede pasar, aparte de que te corten el servicio. No llamé menos de 10 veces y sus respuestas fueron siempre las mismas:

Ok, vamos a desconectar el cable de red de la corriente.
¿Su cable es como el de las conexiones telefónicas? Ok, entonces vamos a desconectarlo unos segundos…. Y vamos a resetear el cable módem
¿Posee un router o tiene la conexión directa?
¿Cuántas luces de su cable módem están encendidas?
Ok, intente abrir una página cualquiera (la cual por lo general, abría después de esta conversa, y se volvía a colgar minutos después)
Todo parece funcionar bien, SEÑORA! Asuaje, si el problema persiste, no dude en volver a llamar, recuerde que en Inter estamos para servirle.

Una rutina normal que funciona para verificar cualquier fallita de conexión. Pero cuando la cosa se repite una y otra vez, la lógica indica que algo anda mal y que el reseteo no es suficiente. Entonces, esperanzadamente vuelvo a llamar, aún en tono de cliente amable y necesitada y les digo: Ya hicimos toda la rutina de desconectar los cables, el reseteo y eso. Funcionó un ratico y luego vuelve el problema. Y el operador responde: “Ok, señora Asuaje, vamos a desconectar el cable de red” …y todo vuelve a empezar. %$%&/## ¿Qué le acabo de decir???? La segunda vez está bien para verificar, pero sin exagerar que es mi costumbre, fueron como 6 veces lo mismo y al final ese “presentimiento” errado de que todo andaba bien.

Hubo excepciones: Una chica que me hizo cambiar el IP, que no sirvió de nada pero al menos intentó algo más, y otro que me dijo la única respuesta con sentido: “Noto un desperfecto en su cable módem fechado desde hace 6 años, tal vez necesite reemplazarlo”. Aquello tenía lógica y quedamos en que me enviaría un técnico para revisar y cambiarlo, de ser necesario. Entre mi viajadera y ajetreo diario, la verdad es que pasaron unos días y se me olvidó, hasta que el domingo me despertó ese recuerdo a las 7 de la mañana, y volví a llamar para ver dónde estaba el técnico. Y qué respondieron? “Es que verificamos que no tiene ninguna falla en su cable módem y cancelamos la visita del técnico”. Ajá, ellos lo verificaron, pero yo tenía la misma falla en el servicio…. Y qué ocurrió?? Lo esperado: Tuve que volver a empezar el cuento, y… “Ok, señora Asuaje, vamos a desconectar el cable de red”. La amabilidad es fundamental, pero la solución también.

Para el momento ya estaba lo suficientemente histérica, y sin amabilidad, tuve que calarme el tema de los cables, ya sin obedecer porque era lo mismo del principio. Y peor aún, comenzaron sus suposiciones abstractas:

– En una primera vez, me preguntan: ¿Qué explorador utiliza? Y respondo: Mozilla. “Aaaah es que Mozilla siempre presenta ese problema” …Siempre cuando? ¿6 años después es que me viene a decir eso?
– En una segunda vez me hacen exactamente la misma pregunta, y yo respondo: Internet Explorer. A lo que me indican: “¿Y no ha tratado de probar con Mozilla?” …pónganse de acuerdo…
– Luego me dicen…qué programa de antivirus tiene instalado? Pero obvio, cualquier respuesta que diera iba a estar precedida de una sugerencia de otro antivirus, porque sus geniales suposiciones indicarían que es un virus lo que me puso así la compu. Claro, que eso puede pasar, pero al revisar y chequear, sabes que algo no anda bien con la conexión, pero ellos JAMÁS lo van a admitir.

Finalmente, cuando mi poca paciencia se agotó, me tragué a un incauto diciéndole que revisara las llamadas que ellos supuestamente graban porque ya estaba harta de echar el mismo cuento y que no hicieran nada. Que esa vez estaba llamando a soporte técnico, para que me lo resolvieran de una vez por todas porque ya estaba harrrrrta (con ese énfasis en la R). No más preguntas, no más peloteos, yo lo que quiero es una solución. Me respondió que iban a monitorear mi máquina –cosa que nunca creo- y que iba a enviarme al técnico.

Lo cierto es que no sé que sucedió, pero al día siguiente, un argentino llamó a mi papá -quien es el abonado- y de parte de Inter le dijo que todo estaba bien, que ya la conexión andaba normal. Y así fue… rápida nuevamente. Conectada como siempre. Ajá, entonces, si pueden detectar el error, lo pueden arreglar rápido ¿para qué hacen perder a uno tanto tiempo con esas llamadas inútiles????

“Ok, vamos a desconectar el cable de red de la corriente…”

Quejorio

julio 2017
L M X J V S D
« Ene    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Estamos en: