Por Edelweiss

Ahora, si hay algo peor que llamar a Inter, es llamar a Movilnet. Estoy consciente de que es el peor servicio telefónico que existe, pero es el que tengo. Sin embargo, puedo decir que, desde que lo uso he estado satisfecha con el servicio, los planes que he tenido, etc., aunque nunca conforme con los modelitos de teléfono que son como del año 10. Nada GSM, nada de tecnología.

En fin, lo que no sirve para nada es el bendito 611, número de atención al cliente. La situación puede ser cualquiera, usted puede llamar por cualquier motivo, a cualquier hora y siempre obtendrá la misma respuesta. Ilustraré las más recientes que tuve:

Adquirí un nuevo plan, para lo cual debía también, adquirir una nueva línea. Tengo la vieja y como no voy a pagar dos planes, llamo al 611 para que me cancelen el plan viejo. Después de que al fin alguien atiende, te hace recitar el número de cel, el nombre, la cédula y pronuncia un mecánico “en qué puedo servirle”, le explico lo de la línea nueva, la línea vieja, y que quiero cancelar mi antiguo plan. La respuesta es:

“Disculpe señora Asuaje, en estos momentos no podemos cumplir con su requerimiento porque estamos presentando un problema con la plataforma que en breve será resulto. Intente llamar más tarde para que podamos atenderle”.

Eso me lo dijeron a las 11 a.m., a las 3 p.m. y a las 9 p.m., cuando me faltaban 3 días para el vencimiento de mi renta. La fecha llegó y jamás me dieron una respuesta distinta. Lo dejé así, algún día tendré tiempo para ir a hacer las colas tipo Mercal que se hacen en Movilnet.

Entonces, empieza el trance de la línea nueva que es postpago, y no sabía muy bien cómo era el maní porque yo toda la vida había sido prepago. Cuando compré la línea me dijeron que el corte sería 22 o 23, sin mucha seguridad. El 22, al no reponerme los minutos para llamar, yo sólo quería confirmar cuándo sería mi fecha de corte, para estar segura como buena maniática, pues.

Llamo al 611, recito el número de cel, el nombre, la cédula y después del mecánico “en qué puedo servirle”, explico que quiero saber mi fecha de corte porque la línea es nueva, y quiero saber con exactitud y tal. La respuesta fue:

“Disculpe señora Asuaje, en estos momentos no podemos cumplir con su requerimiento porque estamos presentando un problema con la plataforma que en breve será resulto. Intente llamar más tarde para que podamos atenderle”.

Las siguientes veces que llamé, le preguntaba a los operadores, después del mecánico “en qué puedo servirle”, si de verdad podía servirme, si la plataforma funcionaba y no iba a seguir perdiendo tiempo. ¿Qué clase de paciencia hay que tener para poder calarse un servicio como ese? Si vas personalmente a las oficinas, es una odisea similar a la de los bancos: “no hay línea”, hay que hacer una cola infernal y perder por lo menos dos horas de tu vida ahí. Si llamas al 611 te quieren volver loco con el tema de la plataforma.

Yo estoy por validar la teoría de Claudio Nazoa de que los habitantes de este país somos un experimentos de los extraterrestres, y ellos gozan desde lejos viéndonos enloquecer con tantas cosas anormales que pasan aquí.

No conforme con eso, una que al fin me dijo algo distinto, me dice: “Pero es que usted tiene que pagar los 22, ayer debió haber pagado, si no lo ha hecho, no le reponen los minutos, y luego tiene que esperar 48 horas para que se los repongan”. Esa en realidad, no sé donde trabaja, porque los servicios post pago, no se pagan antes de consumirse, hasta donde yo se. Era mi primer mes, se supone que debo esperar que me facturen, no pagar un mes por haberlo comprado 3 días antes de la fecha de corte. Y lo de las 48 horas, no sé de verdad dónde lo leyó.

Nelson, que también tiene ese plan, se armó de paciencia para perder sus dos horas en la oficina Movilnet. Lo más loco de todo fue que al entrar, uno de los que está en la puerta le dice que si va a pagar sólo puede hacerlo con tarjeta de débito y ahí, no en taquillas de paso, como teníamos entendido.

A mi no entra en la cabeza que personas que trabajan en una misma empresa manejen informaciones tan diferentes y que además, son claves para el funcionamiento servicio-cliente. Lo mismo pasa en casi todos los bancos cuando uno pide requisitos para algo.

Lo cierto es que la persona que finalmente atendió a Nelson, le explicó que el 24 era el corte, que obviamente hay que pagar DESPUÉS de que se genere la factura, que sí se puede pagar en cualquier taquilla de paso con efectivo, tarjeta, lo que sea. En fin, sólo queríamos saber cuándo era el corte, por teléfono nunca nos pudieron responder por la fulana plataforma, y como adicional, nos dieron un montón de información que no estábamos pidiendo y que de paso no era cierta, para terminar de confundirnos y por supuesto, odiarlos más.

Me pregunto si hoy está funcionando su plataforma…

About these ads